lunes, 4 de junio de 2012

S.O.S ¿Dónde está mi fe?


Bismil-laahir Rahmaanir Rahiim, Alhamdulil-lahi Rabbil Alamín, wa assalatu wa assalam ala Rasulilah (s.a.w.) En el nombre de Al-lah, Él Misericordioso, Él Compasivo, todas las alabanzas son para Alah El Señor de los Mundos, y que la paz y las bendiciones de Al-lah sean sobre Su Profeta Muhammad (s.a.w.)

¡Salam alaikum! Sabéis todos que me gusta hablar de la experiencia de ser musulmán o musulmana y que, pocas veces toco temas relacionados con la fe. Hoy he querido conjugar mi experiencia con la fe y éste es el resultado.

Hace poco tuve, lo que podíamos llamar, una crisis de fe. Sé que si hay alguien al otro lado leyendo esta entrada, se estará llevando las manos a la cabeza. "¡Cómo puede confesarlo así?" se preguntarán. La verdad es que, aunque no me siento orgullosa de ello, os quiero explicar hoy cómo se puede combatir un "bajonazo de fe".

Aunque resulte motivo de vergüenza, decirlo abiertamente no es malo. Lo cierto es que he visto malos gestos y he oído comentarios inaceptables cuando un hermano deja de ir a la mezquita, una hermana se quiere quitar el pañuelo o sencillamente, cuando una persona no parece estar cómo siempre.

Así que, resumiendo 1.-HABLA CON GENTE DE CONFIANZA SOBRE TU CRISIS. Explica por qué estás pasando por ello. La gente que te conoce, te enseñará a ver las cosas como antes.

En mi familia, siempre nos hemos cuidado mucho los unos a los otros con este tema. Siempre ayudarnos con nuestra fe, especialmente si está baja. Son esas promesas importantes.

2.-RODÉATE DE COSAS QUE TE GUSTAN. A mi me ayudó mucho observar la naturaleza. Algo tan bello solo Allah la ha podido crear. Si no te sientes con fuerzas para rezar, tu gente se preocupará de que no reces solo. Si puedes, haz dua (nunca subestime el poder de la dua) y lee, escucha y recita el Corán.

3.-AYUDA A LOS DEMÁS. Sigue la cadena. Si puedes ayudar a alguien, hazlo sin dudar. Mucha gente se preocupa de pasar el mensaje y "convertir" a más gente, pero no viene mal dedicarse también al mantenimiento. Recuerda que somos una comunidad.

Gracias a aquellos que me ayudaron con mi fe. No se sabe lo que se tiene hasta que se pierde...

2 comentarios:

  1. Salam Zaynabti, Alhamdulillah, MashAllah por tu sinceridad. No te preocupes, los bajones son normales en nuestro camino...Allah también nos los envia para poder apreciar nuevas cosas y salir renovados y con mas energia. En la vida son normales los bajones, las dudas, los miedos...van unidos al ser humano y nos ayudan a explorarnos a nosotros mismos, a evolucionar, evaluar y limpiarnos de lo que no nos sirve para avanzar hacia Allah...Estoy segura de que lo estas haciendo todo muy bién y con conciencia, sincerandote contigo misma, es muy importante!!Tu solo imagina pasar por bajones sin ser musulmana y sin ningún tipo de espiritualidad en tu vida , seria una depresion sin salida...Subhanallah, El Rey nos ha tocado en el corazón y nunca nos abandonará. El siempre está con nosotros, somos nosotros los que nos olvidamos ede el. Un abrazo de hermana.(perdon por el rollazo!!)

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué hermosas palabras, Maryam! No te creas, siempre hay muchos tapujos sobre la fe.Sólo quería mostrar que aunque no está bien, es más normal de lo que parece. La fe es esa flor frágil que debemos mimar mucho.

    Por otra parte, me he pasado por tu blog y me ha gustado mucho. Ya tienes una seguidora más. ¡Qué gusto conocer gente nueva!

    ResponderEliminar